AJN-espanhol-logoaberto

facebook
twitter
youtube
instagram
bg-shop_1469641589225
AGENCIA JOVEN INTERNACIONAL DE NOTICIAS

La Agencia Joven Internacional de Noticias es una iniciativa de participación juvenil que fomenta el uso de las nuevas y tradicionales herramientas de comunicación. En Latinoamérica es promovida por Viração&Jangada en colaboración con Fundación TierraVida (Argentina) y Climalab (Colombia).

Ambiente

Noticias más leidas

Busca Noticias

02/10/2018, 23:49



Mayor-independencia-y-soberanía-en-materia-económica:-una-entrevista-con-Asier-Ansorena


 Economista y coordinador del Banco Palmas (Brasil), Asier Ansorena habla sobre la contribución de las monedas sociales a la construcción de una economía justa y solidaria.



Escrito por Natalia Aquino y traducido por Magdalena Gavier

Economista y coordinador del Banco Palmas (Brasil), Asier Ansorena habla sobre la contribución de las monedas sociales a la construcción de una economía justa y solidaria. 

AJIN: ¿Qué es la moneda social?
Asier Ansorena: Depende del ángulo en el que se mire. Existen muchos modelos diferentes en países como Kenia, Francia y Japón, también conocidos como monedas locales o complementarias. Lo importante de cada moneda es que una comunidad local defina cuáles son los principios, cuál es el uso, cómo utilizarla y cuál debería ser el mecanismo de inversión. Temas que son importantes para la soberanía de cada población. La moneda local de Banco Palmas fue creada dentro del grupo Palmeiras, que es donde opera Banco Palmas. Es una moneda creada para contribuir a la organización de las economías locales, y por organización me refiero a la dinamización de las redes de productores y consumidores locales. Cuando se desarrolla esta red de producción y consumo local, las personas crean una economía diferenciada, solidaria y sostenible. 

La moneda es una de las herramientas importantes, no sólo en términos prácticos y operativos, porque permite el consumo local, sino también en términos pedagógicos de soberanía y simbólicos, porque es una herramienta de poder local.

AJIN: Durante su discurso en la mesa de clausura del Foro Internacional para el Bienestar usted dijo que hasta hace unos años la circulación de una moneda paralela a la moneda oficial era ilegal. ¿Cómo y cuándo ha cambiado esto y cuál es el papel de Banco Palmas en este cambio?
Asier Ansorena: Banco Palmas nació en 1998. Durante los primeros 4 o 5 años fuimos ignorados por el sistema económico. Cuando este grupo se enteró del Banco Palmas, ciertamente no le gustó la propuesta, porque este sistema quiere mantener este monopolio de crear dinero y visión económica en el país. Los primeros años fueron años de resistencia y Banco Palmas enfrentó la última en 2003. Al afrontar la acusación del Banco Central contra el Estado brasileño, recibimos una sentencia favorable en la que el juez, en otras palabras, declaró que el Banco Palmas existía porque el Banco Central no estaba cumpliendo con su mandato, que es trabajar por la inclusión financiera del pueblo brasileño. Hace veinte años, cerca del 70% de los brasileños no tenían acceso al sistema financiero. Fue en primer lugar una lucha de resistencia, porque el Conjunto Palmeiras existe desde hace 45 años. Entonces, el Banco Palmas es otro símbolo de resistencia de este movimiento. Posteriormente, durante el gobierno de Lula, se creó la Secretaría Nacional de Economía Solidaria, que permitió y facilitó la implementación de bancos comunitarios en otras regiones de Brasil. A través de este programa fue posible alcanzar el número actual de 113 bancos comunitarios en el país.

Primero, un momento de resistencia frente al sistema financiero y luego, apoyo a la creación de bancos comunitarios. Esta es nuestra visión para el fortalecimiento de la sociedad civil, con mayor independencia y soberanía en materia económica. 

AJIN: ¿Cuál es el impacto medible en las comunidades locales que tienen monedas sociales? ¿Cómo se relaciona esto con el concepto de bienestar?
Asier Ansorena: Tiene problemas que se pueden medir y otros que no. Hay otros modelos como éste en el mundo, pero el brasileño es el más grande, donde algo así como 13 millones de mujeres brasileñas reciben ayuda para mantener a sus familias. Cerca del 30% de las familias brasileñas son beneficiarias del programa. Nuestra línea de microcréditos productivos fue creada para pensar en cómo estas mujeres podrían iniciar diferentes actividades de generación de ingresos, con pequeñas empresas o con pequeñas actividades que podrían realizar en el hogar para generar ingresos complementarios. Esto se debe a que es importante generar riqueza local, que es una de las principales funciones de los bancos comunitarios como el Banco Palmas. 

Después de tres meses de dirigir el programa, entrevistamos a 100 mujeres beneficiarias del crédito y una de las cosas más fuertes que hemos notado es que en un barrio como el complejo Palmeiras en las afueras de Fortaleza, un pueblo de playa, la mitad de estas mujeres nunca habían ido a la playa. Piense en el nivel de aislamiento de estas mujeres que nacieron o que han vivido más de 20, 30, 40 años en ese lugar, mujeres de 50 años que nunca habían estado en la playa. Nos dimos cuenta de que más importante que una línea de microcrédito, teníamos que llevar a estas mujeres a la playa. Eso es bienestar en la vena. Explique esto al Banco Mundial o al Banco Interamericano de Desarrollo. Lo intenté, varias veces. Pero ellos miran y se preguntan, no siendo capaces de conseguirlo si lo entendieron correctamente. Te llaman comunista, anarquista, antisistema, porque dices que llevar a esas mujeres a la playa es más importante que el microcrédito. 

Obviamente, el microcrédito es importante, pero en este contexto de aislamiento, en las esposas de las mujeres que son la principal institución de desarrollo local de cualquier comunidad, que son la cabeza de estas familias, que cuidan a la siguiente generación, pensando en la economía de la casa, situaciones en las que el marido a menudo no está presente o no es una referencia positiva, nos dimos cuenta de que necesitábamos una mirada mucho más holística. 

Creamos el proyecto ELLAS a partir de estos datos que hemos recogido, un proyecto de inclusión socio-productiva de mujeres de Bolsa-Familia que, además de microcréditos, construyó todas las habilidades, proporcionó tiempo para el ocio, para que las mujeres conocieran la ciudad, para conectarse en un espacio sólo para ellas.Trabajando el tema psicológico, como muchos oradores hablaron durante el Foro para el Bienestar, para mirar hacia adentro antes que hacia afuera, para tener esta paz interna para enfrentar este gran desafío de sacar a las familias de la situación de desigualdad o pobreza económica, que es muy fuerte.

Por lo tanto, esta es nuestra contribución al bienestar. Un banco convencional nunca haría eso. Pero un banco comunitario que piensa en el microcrédito y lo utiliza para inversiones en la producción y generación de riqueza local, utiliza la moneda social, ve que puede intervenir en esta condición por la proximidad al territorio, dándose cuenta de que el desafío y las dimensiones de la pobreza son muy amplios. Un banco comunitario tiene esta capacidad, un banco convencional nunca lo hará. En primer lugar, porque creerán que son operaciones muy arriesgadas, por lo tanto, no valen la pena, y piensan que alguna política paternalista o de asistencia es la única manera. Un banco comunitario, donde la propia comunidad trabaja en él, cambia completamente un proyecto que había comenzado con el microcrédito y que resultó ser algo mucho más grande.

Tenemos un ejemplo con la moneda digital en la ciudad de Maricá, en el estado de Río de Janeiro: hemos emitido un aviso del ayuntamiento para distribuir un beneficio que la ciudad de Maricá ofrece con los royalties del petróleo, que es básicamente una transferencia de efectivo condicionada local, pero distribuida a través de nuestra plataforma de banca comunitaria digital, e-dinheiro (dinero electrónico). Se convierte en moneda local administrada por el banco de la comunidad local que posee la plataforma y luego este dinero se consume sólo en ese territorio. Ya tenemos 5 meses de experiencia allí, con más de 5 mil usuarios registrados en la plataforma, accediendo a sus beneficios, a pesar de que los locales consumen en la zona. Como resultado, hemos generado más de R$ 1.500.000,00 de compras locales utilizando nuestra plataforma de banca comunitaria digital, y la diferencia de realizar esta compra con nuestra plataforma o con una Visa o MasterCard es que estas empresas cobrarán, en promedio, un 6% de comisión comercial por recibir compras con estas tarjetas.

Con el modelo de banca comunitaria digital de Banco Palmas, los comerciantes pagan el 2% en lugar del 6% y ese 2% se reinvierte en ese territorio. Estos R$ 1.500.000,00 generaron 30 mil reales para invertir en la región. ¿Qué hizo el banco comunitario de Maricá? Habló con la comunidad para decidir qué hacer con los 30 mil reales generados por el consumo local. El dinero pertenece a la comunidad, ellos mismos produjeron y generaron ese ingreso a través del consumo local y son una soberanía local popular. Decidieron invertir en microcréditos productivos sin intereses. Una gran diferencia con el mercado tradicional que puede cobrar hasta un 50%, 60% del interés anual de los emprendedores por el microcrédito productivo.
Estos son algunos de los ejemplos que tienen mayor impacto. Por no mencionar que si estas mismas compras se hubieran realizado en el sistema tradicional con tasas del 6%, esto representaría 90 mil reales, dejando el territorio sin retorno. Las ganancias que Visa o Mastercard obtienen de estas operaciones van a los grandes centros financieros de la sede de la institución en São Paulo o en los Estados Unidos y nunca regresan al territorio que produjo esa riqueza. Ese es el diferencial de la moneda social y del banco comunitario, que la riqueza que se genera en el territorio, la mayor parte de ella circula y se distribuye en la región. Cuestiones como el bienestar ayudan a trabajar mejor esta multidimensión de una situación de desigualdad o pobreza.

AJIN: ¿Cuáles son los desafíos actuales que enfrentan las monedas sociales dentro y fuera de las comunidades?
Asier Ansorena: El golpe parlamentario contra la presidenta democráticamente elegida Dilma Rousseff, en 2016, puso a Brasil en una situación extremadamente compleja, política y económicamente. Los que hoy están en el poder generan mucha incertidumbre sobre lo que sucederá después de las elecciones, hay una enorme polarización y no sabemos cómo será el futuro del país. Esto socava en gran medida los tipos de políticas públicas que se pueden crear para los bancos comunitarios. Estamos viendo las alternativas y el ejemplo de Maricá, de utilizar un banco comunitario digital, y palmas e-dinheiro para distribuir el beneficio social en lugar de optar por un banco tradicional como Santander o Itaú es una gran ganancia, porque muestra lo que los bancos comunitarios pueden ser en términos de impacto y sostenibilidad financiera. Un sistema más transparente, mucho más barato, sin propietario y, una vez más, con la idea de que la riqueza creada localmente debe ser distribuida localmente, obteniendo independencia de las políticas públicas y otorgando soberanía a la sociedad civil que trabaja con derechos económicos. Creo que esta es nuestra principal oportunidad, junto con los desafíos de convencer a diferentes comunidades, municipios y otras entidades privadas de que esto es muy interesante para Brasil. 

El sistema financiero brasileño es uno de los más rentables del mundo. Tenemos un problema muy grave y tenemos que hablar de ello porque estos bancos comerciales privados no están invirtiendo en la población que tiene la capacidad de producir a diferentes niveles. Eso es lo que genera empleo, ingresos. Cuando ponemos a la gente como protagonistas tenemos muchas más posibilidades de pensar en un país más sostenible, por ejemplo, cuando ponemos a las comunidades ribereñas, a las afueras de las grandes ciudades, a los backwoods en la toma de decisiones locales, creo que la oportunidad de hacer ejercicio es mucho mayor. ¿Qué tipo de reforma podemos hacer en el país cuando los bancos están robando la capacidad económica de la población?

AJIN: Las monedas locales, por definición, se limitan a una zona determinada en la que circulan. ¿Esto va en contra de la globalización?
Asier Ansorena: Durante el Foro escuché un discurso que decía que debemos tener cuidado de no entregar este maravilloso regalo que es la globalización de los pueblos a los mercados capitalistas y a las empresas. Estamos en diferentes luchas, pero en realidad es la misma lucha. No podemos entregar en manos del capitalismo el regalo de los pueblos indígenas, descendientes de esclavos en América Latina y Brasil, los pueblos de la periferia, los inmigrantes y refugiados en Europa, la clase media francesa, esta visión del mundo a través de la democracia económica, el bienestar, la economía circular, el desafío del medio ambiente, todo en manos del mercado, que tiene una visión unidimensional. Tenemos que reunir todos los diferentes aspectos y trabajar juntos. La moneda social es contracultural si la comparamos con la única moneda del mundo que es el dinero bancario, supuestamente producido por el Banco Central.
Creemos (que la producción de dinero) no debe ser sólo una actividad centralizada, sino que debemos tener cuidado porque en Brasil eso es ilegal. 

Así que nuestra moneda es la contracultura en el sentido de que es una comunidad que está produciendo y pensando en una moneda como una herramienta para apoyar el consumo local, no una confrontación. El Banco Palmas ya ha sido acusado de crímenes contra el Estado brasileño. Así que por cada unidad de moneda social que creamos, tenemos que tener R$1 de lastre. Creamos la moneda para estimular el consumo y la producción local de modo que podamos reorganizar la economía y el poder locales. La moneda de Palmas facilita esto. Lo que nos gustaría ver finalmente es cómo podemos crear monedas alternativas que no estén respaldadas en la moneda oficial, para tener mayor autonomía y capacidad de financiación local.  A menudo las comunidades no pueden desarrollarse porque no tienen la oportunidad de invertir, ya que no tenemos mecanismos para compartir riesgos y riqueza. Los lugares más ricos del mundo, como California por ejemplo, tienen modelos de inversión en los que los inversores y los empresarios comparten las ganancias y los riesgos. En el modelo de microcrédito, por ejemplo, la responsabilidad está muy por encima del empresario. Si podemos crear monedas alternativas, será más fácil pensar en modelos de autofinanciamiento. No estamos pidiendo un milagro. Lo que pedimos es que la gente tenga la capacidad de producir, de hacer lo que ya sabe hacer.

Este es un aspecto fundamental y es donde entran en juego las monedas digitales que estamos desarrollando. Los modelos que hemos creado están permitiendo que el consumo local autofinancie esas regiones. Eso es la financiación solidaria en el sentido estricto de la palabra.

Este año, el Banco Palmas realizará el Encuentro Global de Bancos Solidarios de Desarrollo, reuniendo a toda la red de bancos comunitarios brasileños y con una participación sin precedentes de actores e iniciativas internacionales relacionadas con el tema de la economía solidaria. El evento tendrá lugar entre el 4 y el 6 de septiembre, en la ciudad de Fortaleza. 


1
CHI_SIAMO_1_1469639095623.JPG
Conoce a nuestro equipo
La Agencia Joven Internacional de Noticias está compuesto por jóvenes que trabajan para que otros jovenes puedan ejercer el derecho a la comunicación.
CHI_SIAMO_3_1469639278197
Descubre la Agencia
Proyecto colaborativo de participación juvenil a través del uso creativo de las herramientas de comunicación.
Articolo_GIOVENTU_1469639432016
Nuestros Socios

La Agencia trabaja en colaboración con diferentes organizaciones
01-business-background-image-02_1469638811337

Regístrate a nuestro Newsletter

Recibe las actualizaciones sobre las últimas noticias

AGENCIA JOVEN INTERNACIONAL DE NOTICIAS

Para más información contactanos a:

+39 348 1936763

INFO@STAMPAGIOVANILE.IT
La Agencia Joven Internacional de Noticias es una iniciativa de participación juvenil que fomenta el uso de las nuevas y tradicionales herramientas de la comunicación. En Latinoamérica es promovida por Viração & Jangada en colaboración con Fundación TierraVida (Argentina) y Climalab (Colombia). 
INFO COOKIE POLICY  |  INFO@STAMPAGIOVANILE.IT
STAMPAGIOVANILE.IT @ ALL RIGHT RESERVED 2016  | POWERED BY youthpressagency.org EXPERIENCE 
Create a website